¡Ha hablar se ha dicho!

¡Ha hablar se ha dicho!

En mis años de trabajo en docencia y como tallerista he tenido la oportunidad de trabajar con muchos niños que quieren ser los primeros en presentar y exponer sus proyectos o ideas, niños que quieren estar siempre comunicando lo que piensan y diseñan, a menudo y como maestras muchas veces confundimos estas grandiosas habilidades con hábitos de un niño necio y que busca atención.

 

En los procesos de validación de metodologías para el niño emprendedor, me he dado cuenta que estos “niños comunicativos” o “chatty child” son los niños que estan siempre dispuestos a empezar, que se arriesgan con mayor facilidad, y que cuentan con mas seguridad en si mismos, no importa que su proyecto o idea sea mala, buena o no le guste a los demás, siempre buscan solo ser escuchados y compartir lo que saben con los demás.

 

Pero, ¿Qué sucede cuando estas cualidades del niño son reprimidas o bien, por el número de alumnos en clase, los maestros no pueden poner la misma atención a ellos cómo se quisiera? , ¿De qué manera pueden los maestros y la familia apoyar a un “chatty chid”?….

 

¿Cómo apoyo a un niño comunicativo?

 

  • Escoja libros más difíciles de leer en voz alta, provea al niño libros, revistas, periódicos-lo que quiera (dentro de los límites adecuados).

 

  • Encuentre la oportunidad de construir un nuevo vocabulario con todo lo que lea, ¡Aprendan nuevas palabras juntos!

 

  • Ayude a su hijo o alumno a encontrar amigos con los que puedan hablar siempre, busque clases, grupos de juego y grupos de lectura. ¿Donde empezar? Pregunta en la escuela, algún centro en especial, o algún programa de tu localidad.

 

  • Enseñe a su hijo o a su alumno a ser un buen oyente a no inquietarse o actuar aburrido cuando escucha a los demás, que demuestre que está prestando atención y que pueda responder verbalmente “¿En serio?” “Eso es genial!” “¿Qué pasó después?” “¡Guau!”.

 

  • Construya un momento de tranquilidad en su día. Usted y su hijo o alumnos pueden sentarse a leer, a colorear, recortar, o lo que sea, pero sin hablar! Si cuentan con un niño superdotado, es necesario este descanso diario.

 

“Durante una visita a la libreria Jessi de tres años y medio junto con sus papas, toma el libro de “Bob Book” de un estante y empieza a leer en voz alta…. Sus papas no tenian idea de que ya sabía leer…”

Jimena G

 

Recurso de “You know your child is gifted when . . . a beginner’s guide to life on the bright side / Judy Galbraith ; illustrated by Ken Vinton ; edited by Pamela Espeland”.

Free Spirit Publishing Inc.